Con una camiseta de manga corta blanca estampada con el nombre de Britney Spears y un mensaje rotundo. Así se ha posicionado Madonna, la reina del pop, a favor del fin de la tutela legal a la que Spears está sometida desde hace 13 años y que controlan su padre, en la parte financiera, y una administradora, en la parte personal. “Devolvedle a esta mujer su vida. La esclavitud fue abolida hace mucho tiempo. Muerte al patriarcado codicioso que le ha estado haciendo esto a las mujeres durante siglos. ¡Esto es una violación de los derechos humanos! ¡Britney, estamos llegando para sacarte de la cárcel!”, ha manifestado la artista, de 62 años, en un Storie en su cuenta de Instagram, donde acumula más de 16 millones de seguidores.

El pasado 24 de junio, Spears compareció a la juez Brenda Penny para solicitar el fin de la tutela que le fue impuesta en 2008. “No estoy contenta. No puedo dormir. Estoy enfadada y deprimida. Lloro todos los días”, declaró entonces ante la magistrada, al tiempo que aseguró que tanto su padre, Jamie Spears, como todos aquellos encargados de la custodia “deberían estar en prisión”. En los últimos días, la cantante ha perdido a algunos de sus apoyos como su manager y su abogado durante los últimos 13 años, Sam Ingham.